10/09/2015

Endodoncia

Slider

La endodoncia o como comúnmente se conoce por ‘tratamiento de conductos’ o ‘matar el nervio’, es la rama de la Odontología que trata las enfermedades pulpares con el fin de conservar las piezas dentales afectadas. En concreto, el tratamiento endodóntico consiste en eliminar el tejido pulpar que está dentro del conducto, para limpiarlos de la infección y prepararlos, hasta finalmente sellarlos con un material restaurador.

Su causa más frecuente es por caries profundas, que se extienden hasta el interior de la pieza cerca de la pulpa dental y provocan la inflamación o la necrosis del nervio. Otros motivos para la aparición de estos síntomas son la erosión, la abrasión, traumatismos y desgaste de los dientes (bruxismo).

Los síntomas más frecuentes son sensibilidad al calor o al frío, a ciertas posturas, al comer o beber.

 

 

Dudas más frecuentes

¿La endodoncia duele?

Se trata de un tratamiento que se realiza con anestesia y por tanto, el dolor no debería aparecer. En el caso de presentar molestias de cualquier tipo, se reforzará siempre con anestesia para que nunca presentes dolor. De todos modos, siempre es conveniente acudir a consulta relajado para que el efecto del anestésico sea más rápido y efectivo.

 

¿La endodoncia es un tratamiento definitivo?

La endodoncia suele ser un tratamiento definitivo, aunque en ocasiones es necesario re-endodonciar alguna pieza. A veces el tratamiento de endodoncia no funciona como era esperado, principalmente por la persistencia de bacterias e infección en el interior del conducto. En esta situación, tras la valoración del odontólogo , se realizará  una segunda limpieza de los conductos con el fin de conservar la pieza.

 

Atrás